miércoles, 2 de marzo de 2011

Vendas Mágicas Ezequiel 13:18

Según Ezequiel 13:18, en la antigüedad, cuando una falsa profetiza daba una palabra profética para mentir y para manipular, ponía una cinta en el antebrazo de la persona, le daba una palabra y después le sacaba la cinta pero el alma de la persona quedaba atada como si fuese un pájaro apresado en una jaula. También ponían un velo, que era transparente y llegaba hasta el piso; había velos para todas las edades. Entonces les ponían el velo, daban la palabra profética y luego sacaban el velo pero el alma de la persona quedaba atrapada, la persona quedaba con una venda mágica espiritual, quedaba engañada. ¿Cuántos alguna vez fuimos engañados por alguien? Ahora, en el momento cuando te engañaron, ¿te diste cuenta? No; si no, no te hubieses dejado engañar. No te diste cuenta hasta después de que te engañaron. Sabías que había algo raro, que había algo que no cerraba, pero no podías definir bien qué era; y después que pasó un tiempo te quedó una sensación de dolor, de bronca, y te preguntás: “¿Cómo fue que me pudieron engañar?”. Las vendas mágicas como estrategia del diablo La estrategia del enemigo de los últimos tiempos va a ser levantar falsos pastores, falsos profetas, falsos miembros, falsos maestros, falsos curas que van a entrar en las iglesias, van a tener la Biblia que vos tenés, van a cantar las mismas canciones que vos, pero van a ser falsos. Van a venir para manipularte, ponerte una venda, cazar tu vida y engañarte. La estrategia del último tiempo no va a ser que venga una bruja y te maldiga a la vista de todos, aunque eso se esté haciendo, en los últimos tiempos va a venir gente con una Biblia grandota en la mano que va a hablar lindo, va a predicar lindo, va a enseñar lindo, pero son falsos apóstoles. Jesús dijo: “En aquel día me diréis: Señor, en tu nombre echamos fuera demonios, hicimos milagros, sanamos enfermos…” Pero Él les dirá: “Apartaos de mí, hacedores de maldad; nunca os conocí.” Señor, ¿cómo no los conociste? Echaron demonios y se fueron, oraron en tu nombre y los milagros vinieron, oraron por sanidad y la sanidad vino. Pero Jesús les va a decir: “Apártense porque ustedes son falsos”. Pablo dijo: “Tengan cuidado de los falsos apóstoles y los obreros fraudulentos”. Pablo dice en Hechos 20: “Yo sé que después de mi partida se levantarán lobos rapaces que no perdonarán al rebaño”. Pablo sabía mucho de vendas mágicas y dice: “Mientras yo esté, estos lobos van a estar quietitos, pero cuando yo me vaya éstos se van a levantar y no perdonarán al rebaño”. Algunos ejemplos Hace un tiempo me llamaron de un lugar porque un líder espiritual había abusado a catorce mujeres. Las hacía sentar en su falda, les hacía una especie de sanidad interior y luego les decía que si ellas querían recibir la unción tenían que tener relaciones sexuales con él. Catorce mujeres, todas engañadas, y uno se pregunta, ¿acaso no se daban cuenta que este hombre era un engañador? La respuesta es: no. No se daban cuenta. Cuando te ponen una venda mágica, no entendés por qué; sabés que hay algo mal, pero no podés tener claridad; por eso se llama “venda mágica”. Hace un tiempo vino una hermana, contando del pastor de su iglesia que estaba predicando y de pronto dice que Dios le mostró que las alianzas estaban endemoniadas, entonces el pastor dijo: “Dios me muestra que sus alianzas están endemoniadas… tráiganme las alianzas y todo lo que tengan de oro…” Y esta hermana contaba y decía: “¡Qué gran pastor que tenemos! Él se sacrificó en llevarse todo eso contaminado.” Mientras yo escuchaba a esta mujer, tenía ganas de gritarle: “¡Te engañaron! ¡Te robaron!” ¿Acaso no se daba cuenta esta mujer de que les habían robado? La respuesta es: no. Porque cuando te ponen un velo mágico no entendés, no sabés bien lo que te está pasando. En una provincia de Argentina fui a predicar y me dijeron que había un hombre evangelista itinerante que tenía un don para sanar el cáncer en los pechos de las mujeres. Las mujeres pasaban al frente para que este hombre ore por ellas y les imponía las manos en los pechos, tocando de esa forma los pechos de muchas mujeres; en resumen, otro engaño más. Y casi afirmaríamos que esta gente engañada carece de capacidad. ¿Cómo puede ser que no se den cuenta? Pero no es falta de capacidad mental, es que cuando te ponen un velo no te das cuenta, cualquiera puede ser engañado. ¿Cómo es esta gente que pone vendas mágicas? Hay un libro que Dios dejó antes del Apocalipsis; es el libro de Judas, ahí describe cómo son estas personas. ¿Te interesa? Tenés que saberlo, porque esta gente te puede manipular espiritualmente, sexualmente, económicamente, familiarmente, todo lo bueno que ven en tu vida, vienen para sacártelo. Viene para robarte todo lo que tenés de vida, manipulando y engañando. Características Impíos: la palabra impío quiere decir “sin miedo”, es decir que es gente que tiene problemas con la policía y no tiene miedo, tiene problemas en la iglesia y no tiene miedo, hace negocios arriesgados y no tiene miedo. Son psicópatas, son personas que hacen cosas que cualquiera de nosotros haría con temor, pero lo hacen sin temor. Pero no son gente de fe, porque una cosa es vencer temores normales a través de la fe y otra cosa es cometer locuras. Esta es gente que no tiene temor a nada y a nadie. Chismosos: pero no superficialmente, sino que investigan tu vida para averiguar tus áreas de vulnerabilidad para saber cómo te van a poner una venda mágica. Por eso nunca cuentes intimidades a personas que no conozcas realmente y veas que son gente de Dios, y nunca les des los datos de nadie a personas que vos no conozcas de corazón. No te estoy hablando de gente que un día te maltrató o con quien te peleaste, te estoy hablando de manipuladores que están destinados a condenación. En Judas dice que esta gente nunca fue salva, aunque echaron demonios y pueden haber hecho muchas cosas. Esta gente viene a tu vida para destruirte. ¿Alguna vez te preguntaste por qué hay tanta gente apartada? ¿Sabías que hay más apartados que inconversos? Hay gente que no quiere pisar una iglesia porque fue dañada, porque fue estafada en su fe por gente manipuladora. Meten cizaña: te mienten a vos que otro dijo tal o cual cosa hablando mal de vos y viceversa y van sembrando pequeñas mentiras. Cuando alguien te viene a hablar mal de otra persona tenés que silenciarlo, decirle: “Vos a mí no me vas a hablar mal de nadie”. Son fabuladores: son mentirosos, inventan historias de grandes hazañas. Pueden inventar hasta que ellos le enseñaron a predicar a Carlos Anacondia y no le predican a nadie; o dicen que ellos hicieron negocios millonarios cuando sus finanzas no tienen un centavo y nunca trabajaron. Pasan a dar testimonio y dicen “Hermanos, me drogué durante dos meses pero Dios me sanó. Aleluya.” Después pasan y dicen: “Yo me drogué durante un año”. Y a la tercera vez dicen haber sido traficantes. Esto lo hacen para impresionar, como dice el libro de Judas; son fabuladores. Tienen todas estas características: sin miedo, chismosos, peleadores, meten cizaña, dividen, son fabuladores, son aduladores, son libertinos, son impúdicos. Aduladores: te regalan cosas, te prestan plata, pero te prestan para atarte, no porque te quieran bendecir. Te dan algo para después cobrárselo, para que estés en deuda con ellos. Son como Absalón, que decía: “Si yo fuese rey, no sería como mi padre David”. Le boicoteaba el reinado al propio padre y quería ganarse el corazón de la gente sembrando cizaña, interponiéndose entre el pueblo y el rey. Por eso tenés que cuidar tu vida, nunca permitas que nadie te ponga en división con gente que te ama y que vos amás. Son libertinos: es decir, cerrados para lo que no les conviene, y abiertos para lo que les conviene. Son impúdicos: no les gusta trabajar. Por eso Mateo 23 dice que buscan las casas de las viudas para devorarlas, porque las ven solitarias, entonces se les meten en la casa y son vagos. Tienen fantasías: un sueño de Dios se diferencia de una fantasía en que vos hacés algo para lograrlo, vos accionás en pos de ese sueño y te esforzás; si no es sólo una fantasía. ¿Qué hacer para no darles oportunidad? Tenés que valorar a la gente, no por sus dones, no por su hablar, no por los milagros sino por su corazón. Cuando viene gente a nuestra iglesia y lo primero que hace es mostrar su currículum no les damos importancia, porque no nos interesan los dones que tienen; a nosotros nos interesa su corazón, que sea el corazón de Cristo, porque pueden ser usados; hasta el diablo es usado. Podés ser usado, pero no aprobado. Sos aprobado cuando tu corazón es el corazón de Cristo. Por eso Pablo le dijo a Timoteo: “Busca presentarte a Dios como obrero aprobado”, no usado, porque usado es cualquiera, pero aprobado no es cualquiera. ¿Qué formas utilizan? Usan dos técnicas: Autoritarismo: dicen “¡Acá mando yo! ¡Yo soy el ungido! ¡Yo sé todo! ¡Yo puedo todo! Ah, ¿te querés ir de mi lado? ¡La maldición caerá sobre ti!” Se creen dueños de la unción y no quieren que crezcas para no perder control de tu vida. ¿Te diste cuenta cuántos cristianos hay con miedo? Hay miles de cristianos que viven con miedo a su pastor y le preguntan con quién ponerse de novio o qué ropa usar. No está mal pedir un consejo, pero tenés que tener tu propia vida espiritual y no dejar que otros decidan por vos. Víctima: es la otra forma que utilizan para manipular. Vienen diciendo que todo el mundo es injusto con ellos, que nadie los entiende ni comprende, que nadie los reconoce. Dicen: “Mis hijos no me entienden, mi esposo me maltrata, mi pastor no me reconoce, yo no confío en nadie”. Hermano, vos nunca escuches a alguien con espíritu de víctima, porque son tan manipuladores como los autoritarios. ¿Cómo ponen las vendas? Estudian tu vida y descubren las Áreas de vulnerabilidad. Por eso nunca reveles tus áreas débiles a gente que no te merezca la plena confianza. Estas personas te estudian, y cuando descubren tus áreas débiles te ponen el velo. Ejemplo: Elías. Seguime en este relato. Elías entra a la casa de la viuda y le multiplica las finanzas, luego resucita un muerto, seguidamente le dice a Acab que le junte los falsos profetas y prueba quién es el verdadero Dios, luego Elías hace decapitar a todos los falsos profetas, entonces va Acab y le cuenta a Jezabel y ésta le envía una amenaza de muerte. Cuando Elías se entera, va y se mete en la cueva y dice: “Señor, quítame la vida…” ¿Qué le pasó a Elías? ¿Por qué se sentía así luego de tantas victorias? Después de todo era sólo una mujer la que lo perseguía. Le cayó un velo mágico. ¿Por qué? Porque Jezabel le descubrió el área de vulnerabilidad.* ¿Cómo saber si te cayó un velo? A través de la historia de Elías descubrirás cómo saber si te cayó un velo. Primera señal: cuando tenés una venda mágica no podés ver el poder de Dios: después de todas las victorias que Dios le había dado a Elías, Él no pudo ver el poder de Dios para la circunstancia que estaba viviendo. Y vos podés decir: “Sí, ya sé que Dios es poderoso, que Él ha hecho muchas cosas en mi vida, pero yo no creo que Él pueda hacer nada más en mí”. Probablemente te pasa eso porque tenés una venda mágica. Segunda señal: cuando tenés una venda no ves la estrategia del enemigo: Elías pudo haber hecho guerra espiritual contra el espíritu de intimidación que venía de Jezabel; después de todo, él venía de batallar en el monte Carmelo contra un montón de brujos y demonios y Dios le había dado una tremenda victoria, pero no hizo guerra espiritual, porque cuando tenés un velo no podés ver la estrategia del diablo. Tercera señal: cuando tenés una venda te sentís inútil; en otras palabras Elías dijo: “Dejo el ministerio, no quiero servir más…” Y cuántos como Elías dicen: “Señor, ¡yo quiero dejar todo!” Porque tiene un velo. Identifica tus áreas de vulnerabilidad Agotamiento: ahora, cuando aparece el ángel, ¿por qué le dice dos veces “come y bebe”? porque estaba restaurando su área de vulnerabilidad. Elías estaba agotado, venía de la batalla contra los falsos profetas, venía de huir por el desierto, con un agotamiento físico y mental que lo hacía vulnerable. Dios debía cerrar esa área de vulnerabilidad. Luego de haber comido y descansado recién entonces le dijo el ángel: “Largo camino te espera, hay siete mil como vos, vas a ungir a Eliseo en tu lugar, a Jehú por rey…” Más adelante nos cuenta la historia que Jehú mató a los descendientes de Jezabel, y Eliseo duplicó los milagros que había hecho Elías. Significa que cuando Dios te sana el área de vulnerabilidad, te volvés a levantar y cosas grandes volvés a hacer para Dios. Pecados ocultos: cuenta la Biblia acerca de Sansón, un hombre de Dios que había matado a miles con la quijada de un asno, que era juez. Pero ahí estaba con Dalila y no se daba cuenta de que ella quería saber el secreto de su fuerza para matarlo. Dalila descubrió su secreto gracias a la debilidad de Sansón por las mujeres. Y de la misma forma que Sansón, vos tenés que deshacerte de tus pecados porque son puertas abiertas para el enemigo. Credulidad: hay gente que le cree a cualquiera. ¿Sabés por qué las mujeres no usaron pantalones durante mucho tiempo? Porque hubo líderes religiosos que les dijeron que eso era pecado. Pero el problema no fue de quien se los dijo, sino de las mujeres que se lo creyeron. ¿Por qué? Porque le creían a cualquiera. Hermano, hoy hay gente que le cree a cualquiera que dice tener conocimiento y haber estudiado en un seminario. El problema no es que estos hombres conozcan la Palabra, el problema es que vos no la conozcas. Credulidad te trae una venda mágica llamada legalismo. Por el legalismo hay iglesias muertas que creen que sirven a Dios y están bajo temor, bajo condenación, que amenazan a la gente para que no se vaya y cuando se van los maldicen, iglesias que no caminan bajo la autoridad del cielo sino bajo la autoridad del miedo. Por eso Jesús les habló tan duramente a los fariseos en Mateo 23: “Vosotros que devoráis las casas de las viudas”, “vosotros inmundos que creen que son de la cátedra de Moisés…” “vosotros que diezmáis de la menta, el eneldo y el comino” (semillitas sin valor), “que ponéis cargas que ni vosotros mismos podéis llevar”. “que no entráis ni dejáis que otros entren”. Lo que importa es que tengas verdad, misericordia y justicia en tu corazón. Necesidad de salvar a todos: esta es otra área de vulnerabilidad, especialmente para las mujeres. Hay mujeres que encuentran hombres borrachos, golpeadores y mujeriegos y creen que ellas los van a salvar, ellas lo van a cambiar, y quieren dar su vida por estas personas. Pero Cristo ya murió por la humanidad, vos sólo tenés que morir a vos mismo y seguirle. Dios no te pide que te sacrifiques por nadie. Si ayudás a alguien, que sea por amor, no por sacrificio. Cuando vos trabajás en el mismo lugar con gente de otro sexo Vos estás con una persona, “que te cuento mis problemitas, que me contás tus problemitas, ay! cómo me escuchás, ay! cómo me entendés, este es el hombre de mi vida, esta es la mujer de mi vida…” y terminan en pareja. Por eso yo les digo a los pastores, si ponen secretaria, que sea bien feúcha, para que no haya tentación. Cuántas veces la gente ha caído con gente cercana. Tenés que cuidar tu hogar, tu esposa y tu esposo, se tienen que cuidar, poner valla de tu mejor amigo, de tu mejor amiga, del que está cerca. Íntimamente tenés que cuidarte, no está mal trabajar con personas del otro sexo, pero es un área de vulnerabilidad y tenés que cuidarte. Si has sido manipulado por alguien, empezá a renunciar, diciendo: “Señor, renuncio cuando me dijeron esto (di lo que te dijeron), cuando me manipularon, renuncio a toda autoridad que le di a esta persona (nombrala), la corto de mi vida. Renuncio a todo legalismo.” Ahora voy a orar por vos: “Señor, quebramos toda venda mágica, todo velo se rompe, todo espíritu inmundo de control mental estás descubierto nuevamente, te descubro en este lugar nuevamente, como te descubrí en las naciones de la tierra, te ato y te echo fuera de la vida de mis hermanos en el nombre de Jesús. Todo espíritu de vampirismo, de control mental, de manipulación, de seducción, de abuso espiritual, económico, familiar, sexual, te echo fuera en el nombre de Jesús. Señor, en esta hora anunciamos libertad a los cautivos, anunciamos el Salmo 126: adoración, risa y sueños, en el nombre de Jesús. Toda venda se cae, todo tormento en la mente: ¡fuera!” Si tenés familiares o conocidos que están bajo vendas mágicas, quiero invitarte a que hagas esta oración, junto con este acto profético: Te vas a arrodillar y vas a orar así: “En el nombre de Jesús yo voy a quebrar toda venda mágica sobre mis hijos, mi esposo, mi esposa, mis padres, yo lo quiebro, lo quemo. Tu Palabra dice “romperé toda venda mágica” y yo declaro que el alma de mi familiar (nombralo), es libre en el nombre de Jesús.” Te vas a poner de pie, y te vas a alegrar porque tenés autoridad para quebrar velos que tienen otras personas, para que sus ojos sean abiertos y vean a Jesús. Cuando Dios te libera, empieza a darte sueños, risa y alabanza (Salmo 126). Si estás pasando problemas grandes, decile “gracias” al Señor, porque tu recompensa es del mismo tamaño del problema que vas a resolver. José le resolvió un gran problema a Faraón. José puso un aviso: “intérprete de sueños se ofrece” y nadie lo llamó; pero Dios le abrió una puerta y cuando Faraón soñó, José le dijo: “Vos tenés un gran problema, y yo te lo voy a resolver”. Y Faraón lo puso segundo en autoridad en el reino. Esto significa: problema grande, gran recompensa. Así que cuando te vengan problemas grandes decí: gracias Señor, yo no quiero problemitas; estoy entrenado para resolver problemas grandes. Soy una persona de solución, no de preguntas; no pregunto “¿por qué yo?”, pregunto “¿por qué no?”. Por tanto todo problema grande que tengas lo vas a resolver porque fuiste capacitado para toda buena obra. Todo lo de Dios está dentro tuyo: no tenés que pedir más fe, lo que tenés que hacer es soltarla, manifestarla, tenés que decir: “Señor, yo quiero manifestar más fe, quiero soltar más nivel de amor”; porque dice Pablo que la Tierra espera la manifestación de los hijos de Dios. ¿Sabías que la Tierra habla? Tiene un espíritu que dice: “hijo de Dios, estoy esperando que manifiestes lo que Dios puso dentro tuyo, que manifiestes el potencial que Dios puso dentro tuyo”. Porque Dios no te hizo para vivir con vendas, Dios te hizo para ser libre, para soñar, para que tengas risa en la boca. La risa puede curarte de cien enfermedades, puede curarte de cáncer, la risa activa la creatividad, activa la energía para trabajar, previene de infartos, fortalece el sistema inmunológico, vence el estrés, te mejora la respiración, estira la piel… Salmo 126 dice: “Pondré risa en tu boca…” pero algunos dicen: “tengo el gozo en mi corazón”; y está bien, ¡pero tiene que reflejarse en tu boca! “Y Dios pondrá alabanza…” Alabanza es gente de esperanza que festeja las victorias sobre su vida antes de verlas. “Entonces dirán en las naciones… ¡Grandes cosas ha hecho Jehová!” Cuando eres libre, la libertad se manifiesta en todo tu ser con sueños, con risa, con alabanza y con ganas de compartir. Si podés soñar, podés reír y alabar, es porque estás fuera de cautividad. Pr. Leonardo Perez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Seguidores

Archivo J R

Archivo J R conectado

tatuajes